sábado, 21 de mayo de 2011

UN ROSAL ENTRE GERANIOS










a

Al amanecer salí a pasear un rato,
caminé por aquel parque entre la arboleda
con extrañeza percibí su sutil aroma,
embriagador como el clavo.

Indagué entre aquel espacio,
y con sorpresa pude observar
a un rosal entre geranios.

Eran flores pequeñas, su especie, pitiminí,
su color, rojo apasionado.
Resplandecían como estrellas en el cielo
y quise poseerlas
para confeccionar un ramo.

Con inocencia arranqué aquellas rosas,
pero pude observar con amargura,
que al arrancarlas, sangre salía de sus tallos,
como si al truncarlas rompiera su encanto.

Intenté arreglar el entuerto,
pero fue imposible solucionarlo.
Con ellas se esfumó el sutil aroma,
su resplandor y su rojo apasionado,
solo quedo la tristeza
en forma de pequeños tallos.

En su espacio permanece perenne,
un reducido charco,
como si penara extrañándole y sollozando,
su incondicional amigo, el inocente geranio.

Margary Gamboa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

LIBRO DE VISITAS

LIBRO DE VISITAS
PARA DEJAR TU MENSAJE. PICA EN LA FLOR

ENTRADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...